Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Editorial de La Nación: Vinculación y revinculación infantil

Todos recordamos la larga y penosa lucha de Gabriela Arias Uriburu, separada de sus hijos en forma violenta durante años, y la historia de esos niños, Karim, Shajira y Sharif, creciendo sin su madre en la cultura de su padre, en el Reino de Jordania, y sin el complemento de la cultura materna, que es parte de su historia.

Hoy, merced a un enorme trabajo interior, a un gran renunciamiento y a una lucha que “abrió mundos, y logró dar vuelta el paradigma jurídico, gracias al amor y la fe”, esta sufrida madre ve a sus hijos en Jordania, los tiene con ella mientras está allí y se sienta a la mesa con ellos y su padre. Está convencida de que, más allá de su dolor, ser madre es ser para los hijos, y ésta es su realidad. La batalla duró de 1997 a 2006, fecha en que acordaron su divorcio. Hoy existe una nueva relación, no importa si justa o no a los ojos occidentales. Es la mejor para los niños de Gabriela a juicio de sus padres.

El gran trabajo para restaurar el cuadro roto, más allá del acto que le dio origen, es volver a crear confianza entre las partes mediante encuentros superadores y respetuosos de las diferencias culturales. Para ello es clave que haya personas, instituciones y países que puedan ser garantes de las conductas parentales para crear un ámbito de confianza que permita reconstruir los vínculos dañados. Así se creó la Fundación Niños Unidos para el Mundo, (Foundchild), para ayudar en casos de secuestro parental, desde una nueva óptica, iluminada por la Convención de los Derechos del Niño, que recibió 3000 denuncias y permitió auxiliar y asesorar.

Hoy, la Fundación ha hecho una propuesta al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de constituir la ciudad en una ciudad-espacio o ciudad-lugar neutral, de encuentro entre padres con niños que sufren el desgarro que vivió Arias Uriburu, tanto en el ámbito internacional como en el interprovincial. La idea consiste en que la ciudad misma, y dentro de ella un espacio físico especial, sea un centro de vinculación y revinculación entre padres e hijos que han sufrido la separación, teniendo en cuenta aquello que muchas veces se deja de lado: son los esposos los que se divorcian entre sí, no los padres de sus hijos.

Historia completa http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1057496

Comparte este contenido
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+Pin on PinterestPrint this page

No Comments Yet.

Leave a comment