Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

El Verdadero Amor – (La Nación)

Hace pocos días, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró por unanimidad a la señora Gabriela Arias Uriburu “Personalidad Destacada de los Derechos Humanos”. Una distinción más que merecida debido a su lucha por la recuperación de sus hijos, la creación de la Fundación Foundchild – Niños Unidos para el Mundo-, primera ONG en el mundo que aborda la temática de la restitución familiar por y para el niño, y su peregrinaje por los foros internacionales en favor de los Derechos de los Niños.

Su dramática historia personal y familiar, su testimonio y la forma en que encaró múltiples situaciones de disrupción familiar nos mueven a reflexionar que, entre otras virtudes, Gabriela ha demostrado ser una mujer de paz. Una luchadora, creyente y confesa de que la paz entre los hombres es posible, aun en las más difíciles circunstancias.

Tanto ella como el padre de sus hijos provienen de culturas y religiones diversas, pero con hijos en común. En 1997, Gabriela planteó en Guatemala, donde vivían, su decisión de divorciarse, y la justicia de ese país le otorgó la tenencia de los tres hijos. Sin embargo, el ex marido los trasladó ilegalmente y sin registros a Jordania, donde los hijos corresponden al padre. Este desgarrador hecho obligó a Gabriela a salir al mundo y a la comunidad internacional.

En muchos casos de divorcio o de peleas parentales como el suyo, lo más fácil y frecuente es embarcarse en una contienda para sostener las propias razones, valores y posiciones, privilegiando el propio dolor, el agravio y la necesidad de justicia, pero olvidándose del enfoque o la mirada desde los hijos. Y en un principio ésa fue su lucha, la de una madre con un inmenso dolor, una lucha en la que había que ganarle al otro y derrotarlo si era posible. Hasta que pudo bajar las armas y sacar el “o” y reemplazarlo por el “y”. Pudo salir de su herida profunda y mirar a sus hijos, y darse cuenta de que en su sangre llevaban las dos culturas, sus valores, creencias y ambas religiones. Los hijos tenían el derecho de incluir internamente tanto lo proveniente de su papá como lo proveniente de su mamá. Para ser completos y estar en paz tenían que integrar a los dos padres sin renunciar a ninguno. Y así su lucha no fue más entre padres y basada en su derecho de madre, sino que se enfocó en respetar y privilegiar el interés y los derechos de los niños, preservando así la vida emocional, psíquica, física y espiritual de sus hijos.

Sin dudas este cambio requirió de mucho trabajo, esfuerzo, coraje y renunciamientos. Pero la paz se construye siempre con enormes dosis de sacrificio y entrega. La clave de la paz, ¿no es acaso la unidad en la diversidad?

En uno de sus libros escribe: “El diálogo posibilitó el acuerdo y desde allí, de a poquito, con mi trabajo personal, el amor incondicional y el desapego, pudimos volver todos a sentarnos a una mesa a comer en familia. El amor todo lo puede”.

 

Fuente:http://www.lanacion.com.ar/1674831-el-verdadero-amor
Comparte este contenido
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+Pin on PinterestPrint this page

No Comments Yet.

Leave a comment