Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

“Pensé que me iba a morir del dolor en el alma”

Hace diez años su ex esposo secuestro a sus tres hijos y se los llevó a Jordania, nunca más volvió a vivir con ellos. Creó la Fundación Niños Unidos para el Mundo y quiere instaurar un Tribunal Internacional de la Familia que proteja los derechos de los niños que nacen de matrimonios interculturales.

SANTIAGO, diciembre 14.- En su maleta lleva una camiseta de la selección Argentina firmada por Lionel Messi para regalársela al menor de sus hijos, ya que después de participar en la India en un simposio sobre la paz y el desarme, pasó a Jordania para visistar a sus tres pequeños: Karim, Zahira y Sharif, a quienes ve dos veces al año. En sus encuentros trata de impregnarlos con las costumbres del país trasandino como tomar mate y comer bife, y cuando están lejos se comunican por internet, pero todo en inglés.

Esa es la relación que Gabriela Arias Uriburu tiene con sus hijos, ya que el 10 de diciembre de 1997 su ex esposo, un hombre de origen jordano, los secuestró desde Guatemala, lugar donde vivía la pareja y se los llevó a su país de origen. Durante tres meses no supó nada de sus hijos y sólo después de un año pudo reencontrase con ellos. En ese tiempo la llamada “mamá coraje” vivió un verdadero infierno, el dolor y la desesperación se apoderaron de su corazón y a pesar que sentía que estaba muerta no decayó, golpeó puertas y comenzó una lucha interminable por recuperar a sus hijos.

Han pasado diez años y los hijos de Gabriela siguen en Jordania, pero un acuerdo con su ex marido le permite verlos de vez en cuando. En 1997 creó en Argentina la Fundación Niños Unidos para el mundo, actualmente tiene 42 años y está haciendo las gestiones para instaurar un Tribunal Internacional de la Familia que proteja los derechos de los niños que nacen de matrimonios multiculturales. Hace seis meses encontró la paz interior y reconoce que no es una madre doliente, se siente feliz gracias a la evolución y al crecimiento que logró luego de entender que lo más importante es el bienestar de sus hijos.

Para leer la nota completa y la entrevista hace clic aquí

Comparte este contenido
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+Pin on PinterestPrint this page

No Comments Yet.

Leave a comment