Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Lo que desde el corazón es cierto
desde la acción es posible

Leer Más

Mensaje de Graciela

En diciembre del 2003 yendo para Capital compré la revista Gente en donde vi a Gabi que inauguraba su página de Kazasha, un vínculo abierto donde sus hijos pudieran comunicarse. De regreso a Rosario me propuse intentar un acercamiento, siguiendo esa voz interior que me decía que me animara, que no era solo un impulso emocional de ayudar y que luego ese entusiasmo se desvanecería con el tiempo. A los 4 meses volví a capital y fui a verla a la Fundación. Con los meses me llegaron las primeras traducciones. En un ámbito competitivo y exhaustivo como es el de la traducción y la interpretación, es difícil entender por qué alguien puede querer colaborar sin pedir nada a cambio. Ayudar, llena el alma, y en este caso, yo siempre sentí que esta es una travesía, una lucha con final feliz. Y entendí también que aún sin saber el resultado de las acciones que asumimos, tenemos que ayudarnos unos con otros, que si Dios nos puso aquí es para estar cuando alguien nos necesita. Casi un deber, diría yo. Un día tomando un café leo en el bar un titular donde se veía la carita feliz de una mamá que había recuperado a su hija gracias a la gestión de la Fundación. Yo había traducido los documentos de ese caso y había llorado mucho en ese momento cuando tuve que pasar por datos dolorosos como regímenes de visita y cláusulas, que por suerte, no tuvieron lugar. Y hubo domingos y sábados a la noche sentada con expedientes, y tardes en blanco cuando empecé con un amigo de Gabi a traducir su segundo libro. Para mí, cada palabra es un centímetro que acerca al niño a encontrarse con sus padres. Desde entonces, soy una humilde portavoz cada vez que me preguntan: “Pero, ¿no había otra manera de recuperar a sus hijos”?, a lo que respondo: “Sí, pero la manera debe ser aquella en donde el niño sea preservado por sobre todas las cosas”. Solo se trata de escuchar a nuestro corazón y honrar el lugar que nos toca ocupar en nuestra vida.

Comparte este contenido
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+Pin on PinterestPrint this page

No hay comentarios

Agregar comentario